Posted by: Sarah | January 30, 2007

sin una razón ni una explicación…

¿Por qué querías conocer las Pirámides? – preguntó, para cambiar el tema de la estantería.

Porque siempre me habían hablado de ellas – dijo el muchacho, evitando hablar de su sueño. Ahora el tesos era un recuerdo siempre doloroso, y el muchacho evitaba pensar en ello.

Yo no conozco aquí a nadie que quiera atravesar el desierto sólo para conocer las Pirámides – dijo el Mercader – No son más que una montaña de piedras. Tú puedes construirte una en tu huerto.

Usted nunca soñó con viajar – dijo el muchacho, atendiendo a otro cliente que entraba en la tienda.

…y esta era la gran razón de su vida: viajar.

El Alquimista
– Paulo Coelho

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: